Critican a Disney por filmar «Mulan» en una región china, donde obligan a las mujeres a abortar

WASHINGTON DC, 17 de septiembre. 20/04:00 pm (ACI).- Disney ha recibido una ola de críticas tras revelar que parte de la nueva versión de la película mulana fue filmada en Xinjiang, una provincia china donde el grupo étnico musulmán uigur está encarcelado en campos de concentración y las mujeres se ven obligadas a abortar.

The Hollywood Reporter explicó que «Disney no sólo filmó en la zona, sino que el estudio parece haber ofrecido su gratitud a las agencias gubernamentales chinas involucradas en supuestos abusos».

«Tras el estreno de Mulan en Disney+ el viernes, algunos espectadores comenzaron a notar un ‘agradecimiento especial’ en los créditos finales de la película a ocho entidades gubernamentales en Xinjiang, incluida la oficina de seguridad pública en la ciudad de Turpan, donde se cree que China opera una docena de ‘campamentos de reeducación’ que mantienen a los uigures en prisión extrajudicial», informaron los medios.

«La secuencia de crédito de Mulan también da las gracias al ‘departamento de publicidad del Comité de la Región Autónoma Uigur de Xinjiang del PCCh’, la agencia del Partido Comunista Chino responsable de producir y gestionar los esfuerzos de propaganda estatal en la región», continúa Hollywood Reporter.

El congresista republicano Mike Gallagher escribió en Twitter el 8 de septiembre que «mientras el PCCh comete crímenes contra la humanidad en Xinjiang, Disney agradeció a cuatro de los departamentos de propaganda que están mintiendo al mundo sobre estos crímenes. También agradeció a la Secretaría de Seguridad Pública de Turpan, que está en la lista de entidades por su papel en estas atrocidades».

Ese mismo día, el legislador británico Iain Duncan Smith describió el trabajo de Disney con la agencia de seguridad de Xinjiang como «terrible» durante un discurso en el Parlamento británico.

«Es vergonzoso que cierren los ojos. Es vergonzoso que actúen como defensores de un régimen que no tolera la disidencia», dijo Smith.

Al día siguiente, el senador republicano Josh Hawley envió una carta al ceo de Disney, Bob Chapek, criticando a la compañía por «encubrir el genocidio en curso de uigures y otras minorías étnicas musulmanas durante la producción de Mulan».

Antes del estreno, el viernes 4 de septiembre, comenzaron a circular en las redes sociales los llamamientos a un boicot a Mulan, que se multiplicó después de que se revelaran agradecimientos a las distintas entidades gubernamentales chinas en los créditos de la película.

La directora financiera de Disney, Christine McCarthy, reconoció en una conferencia de prensa el jueves 10 de septiembre que la decisión de la compañía de filmar las partes de Mulan en Xinjiang «creó muchos problemas».

CNN informó que McCarthy no entró en detalles sobre cuáles eran estos «problemas», y Disney no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios adicionales fuera del horario comercial de Estados Unidos.

Según un informe publicado el 29 de junio por The Associated Press (AP), muchos uigures de Xinjiang han sido arrestados por tener muchos hijos, y las mujeres son sometidas a abortos forzados, despliegue de dispositivos intrauterinos (DIU) y otros anticonceptivos por parte de las autoridades chinas.

El informe, que cita estadísticas gubernamentales, documentos estatales, entrevistas con ex prisioneros, familiares e instructores en un campo de detención, muestra varios abusos del gobierno chino contra la minoría étnica y religiosa.

Se estima que en el país hay entre 900.000 y 1,8 millones de uigures en el sistema de más de 1.300 campos de detención del régimen chino, que busca su «reeducación

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *